domingo, 7 de octubre de 2007

Periódico Literario y de Arte para la región del Maule

SOBRE LA CREACION Y FINALIDAD DE “CUADERNOS DEL MAULE”

Periódico Literario y de Arte para la región del Maule

Cierta vez le preguntaron a Juan Rulfo sobre el desafío de la creación y respondió lo siguiente...“Desgraciadamente yo no tuve quién me contara cuentos; en nuestro pueblo la gente es cerrada, sí, completamente, uno es un extranjero ahí.

Están ellos platicando; se sientan en sus equipajes en las tardes a contarse historias y esas cosas; pero en cuanto uno llega, se quedan callados o empiezan a hablar del tiempo: "hoy parece que por ahí vienen las nubes..." En fin, yo no tuve esa fortuna de oír a los mayores contar historias: por ello me vi obligado a inventarlas”.

Mucho de lo descrito, anteriormente, tiene que ver con la génesis y parto de este periódico para la Región del Maule, algo parecido a inventar cuentos y levantar imágenes que nos lleven a descubrir y vivir los mitos de nuestra prolífica zona literaria y artística.

Dar vida a un producto en este mundo mercantil y hedonista, es una osadía mayor y se refuerza y cobra valor meritorio, porque esta quijotada para los usuarios es costo cero... Una sonrisa, la sencilla palabra de aliento nos permite, a este grupo de Quijotes, sentirnos satisfechos y contentos.

La finalidad no es otra que abrir puertas, puertas libres y anchas a quienes deseen participar de este hito. Su sencillez y blanca edición no promete revoluciones, ni cambios a un mundo que se resiste a ello, sin embargo aspira a dejar una huella, un sendero por donde transite el hombre libre y vea en esta hoja impresa que sus anhelos y utopías pueden retratarse junto a muchos soñadores más.

Las palabras se dan bien, para enfrentarse a hechos desagradables creando un mundo alternativo que no necesariamente debe ser privado o institucional. La palabra escrita cuando está motivada por la aspiración y el sueño, nos permite crear el mito en nuestro diario vivir.


Queremos permanecer en el tiempo. Triste es el final de los buenos proyectos que mueren a pocos días de su aparición. Pero, más triste resulta cuando la buena intención de este esfuerzo se diluye en el barril de la ácida apatía. Esperamos que esto no suceda, el entusiasmo y carisma nos energiza y potencia cada vez con mayor horizonte y es nuestro propósito servir de referente y sendero a todos quienes deseen acompañarnos.

Si hemos de morir tarde o temprano, no debemos ahorrarnos en la lucha por dejar nuestras huellas en nuestra amada región del Maule.

Alberto Navero

Talca, septiembre 28 de 2007

1 comentario:

Roberto dijo...

Interesante iniciativa. Los jovenes también tenemos para inventar y decir.

Que salga todo bien.

Saludos maulinos.